PROCESOS DE PSICOLOGÍA COACHING

¿Cómo es el proceso?

Un proceso de psicología coaching se lleva a cabo mediante un número determinado de encuentros, en los que se trabaja en torno a los objetivos del cliente, de una forma no directiva. El cliente es el protagonista del proceso y tiene un papel muy activo, siendo en todo momento el que decide lo que quiere lograr y el ritmo que quiere seguir para ello.

El psicólogo coach no actúa como un consejero que te dice lo que tienes que hacer, sino como alguien que va a tu lado en el proceso. 

A través de un diálogo basado en la escucha plena, o proponiendo algún ejercicio o dinámica de autodescubrimiento, te ayuda a explorar dónde estás ahora y dónde quieres estar. Te acompaña a descubrir los recursos que necesitas para avanzar la distancia que separa esos dos puntos, superando los obstáculos del camino. Si fuera una carrera de rally el profesional sería el copiloto, el coche sería el proceso y tú el piloto, quien está al volante, y pisas el acelerador o el freno.

Se trata de que sea la propia persona la que realice un aprendizaje significativo, que pueda trasladar a cualquier otro momento de su vida. 

No se trata sólo de conseguir un objetivo (hacer algo distinto) sino de que se alcance a través de un logro personal (ser más capaz, ser más confiado…) en definitiva, de hacerlo a través de una evolución que tenga un reflejo en la propia identidad de la persona, y que vaya alineado con sus valores personales.

 

Fases del proceso

Un proceso es como un viaje

1. Fase previa:

Las primeras sesiones (normalmente entre 3 y 5 sesiones) las dedicaremos a aumentar tu auto conocimiento, explorar tu situación actual, y definir de forma operativa los objetivos concretos que quieres lograr. Se trata de fijar el punto de destino del viaje.

2. Alianza:

Tras la fase previa te daré feedback sobre mi visión del proceso, la forma de enfocar el trabajo (medios para alcanzar los objetivos), el número de sesiones que llevará el proceso, lo que puedo ofrecerte (mi compromiso) y lo que puedes esperar como cliente. Es en este punto donde queda clara como será nuestra colaboración y donde puedes decidir con toda libertad si quieres iniciar este proceso o no.

3. Proceso:

El proceso propiamente dicho comienza tras la alianza. Aquí las sesiones se focalizan en torno a los objetivos ya definidos. El cliente es el protagonista de su propia historia, y el que en todo momento decide cómo quiere abordar sus temas. Es un proceso activo, que requiere de un compromiso y de un trabajo personal. Aquí lo más decisivo para el éxito del proceso serán las acciones que se llevan a cabo entre sesión y sesión, y el aprendizaje que se deriva de ellas. Las sesiones se programan semanal o quincenalmente y tienen una duración de hora y cuarto.